14.5.14

AMOR INCONDICIONAL

Cortamos el cordón umbilical con mi independencia. Fue un día de invierno cuando decidí separarme de ti. Días comunes acompañados por la deriva de empezar una vida nueva. La compañía de un gato reemplazada por el susurro de vivir en compañía humana. Las plantas, mis nuevos seres vivos para mimar. Caricias florales que evolucionan cada mañana con el cuidado del aire y agua para no caer enfermas. Soledad buscada hasta echarte de menos. La edad adulta hace que evolucionemos por distintos sendas. Aún así, la distancia me une más a ti. Nos dedicamos buenos momentos que antes no encontrábamos. Quizá, por estar unidas. Quizá, por ser uno de los misteriosos caprichos de las relaciones humanas entre padres e hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Archivo del blog