29.10.14

La mentira

El mecanismo sutil del aburrimiento está hecho para la gente indignada por no vivir buenos cambios. Si Marx levantara la cabeza, nos entretendría con sus majestuosos manifiestos. Utopías de ayer y hoy que, sin embargo, desilusionan hasta aburrirnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Archivo del blog