26.2.15

La desolación de un país por no poder tener un bienestar pensado arma de tristeza y apatía al individuo "ocupado"; ya que se aburre por formar parte de una civilización en crisis. La ocupación y recompensa económica de cada persona es el factor principal en un Estado llamado de Bienestar. Nunca pensamos llegar a no tener lo que deseamos pero, sin duda, ha llegado. No es momento de exigencias, es espacio para recapacitar, reflexionar y seguir. ¿Prohibición o revolución? Una solo. Nos mordemos la lengua por prohibirnos con la palabra y escondemos nuestro deseo de gritar en un mundo de errores. ¿Reacción? No hay ganas. 08-01-2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Archivo del blog